También es conocida por los nombres comunes: aguama, cocuixtle, piñuela, timbiriche, entre muchos otros.

Puede parecer una fruta extraña, pero tal vez no sepas que esta fruta ha estado con los humanos desde la prehistoria. Los cocuixtle son frutos que crecen de plantas que se encuentran a nivel del piso y varían en color desde el amarillo y el blanco hasta el rojo.

Fruto del cocuixtle
Fruto del cocuixtle

La fruta tiene forma de plátano pequeño y gordo, un sabor agridulce y una textura fibrosa, con un contenido de azúcar aceptable para los diabéticos. El cocuixtle se obtiene de una planta originaria de la cuenca del río Santiago, caracterizada por dos tonos de verde, uno rojo indistinto y otro gris claro, que vive en el agua de la lluvia, con una raíz poco profunda en forma de patata dulce y un tallo al que están unidas sus hojas estriadas en forma de cebolla con espinas ganchudas en las puntas.

Se puede comer cruda, siempre y cuando esté madura, de lo contrario puede saber muy amarga. Si su fruto no es desprendido, tiende a florecer.

Clor de Cocuixtle
Flor de cocuixtle

Sus hojas (de la planta), también conocidas como pencas, tienen una anchura media de cuatro centímetros y una longitud de uno a dos metros en las plantas maduras, caen en círculo y dejan un hueco en el centro donde crecen los frutos de un huso.

Cada planta de cocuixtle produce una cabeza de fruta, que puede pesar entre cuatro y siete kilogramos, aunque no es raro que tanto las variedades rojas como las amarillas claras produzcan hasta 20 kilogramos, dependiendo de la calidad del suelo, la humedad, las horas de sol y la altura.

El cocuixtle en Nayarit

Planta del cocuixtle
Planta del Cocuixtle

En México, se le puede encontrar de forma natural en: Campeche, Chiapas, Guerrero, Jalisco, Michoacán, Nayarit, Oaxaca, Querétaro, Sinaloa, San Luis Potosí, Veracruz y Yucatán.

En nuestro estado se distribuye en los municipios de Acaponeta, Huajicori, Rosamorada, Ruíz, Santiago Ixcuintla, Tecuala, Ahuacatlán, Amatlán de cañas, Ixtlán del Río y Jala.

Destacando Rosamorada, municipio donde abundaba en grandes cantidades, pero, debido al desmonte, su disponibilidad natural se ha reducido con mucha rapidez.

Es una planta y fruto poco estudiado, pero con un pasado muy interesante, en el cual se le atribuyen propiedades medicinales para tratar desde la tos, hasta el escorbuto y la diabetes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí